viernes, 23 de diciembre de 2011

YO NO ENTIENDO CÓMO

Yo no entiendo còmo,
Abraham Peralta Vèlez
de dónde, qué inconcebible cuándo.
Es que nos vamos yendo,
menguamos, ajenos
de hacia dónde, por fin, vamos.

He observado alguna
semilla,
              y después de estar llorándole
surge, desplumado, el vuelo.

Pero por qué,
                      me habla, tan recién
y distante, de hallazgos
en parroquias áridas, barrocas,
de ruegos y de errores.

Es que todo nace de otros millones
de caminos perdidos.
Yo no entiendo por qué
algo que era tan del fruto, tan suyo,
será mi sangre,
y sin ello, esto, ya tanto mío,
no podría ser, es que lo necesito.

Extrañamente
si nos abandonamos,
si algo llueve, si el polén,
si lloramos, si más allá del límite
nuestro, somos,
                           sin ser
en nosotros, sino en el corazón
del que está yéndose contigo.

Entonces si algo
que no entiendo, y vivo,
es el amor que nos está creando.
Y, más allá de uno mismo, la esperanza
de amado, ser.

Abraham Peralta Vélez, 22 de dic. 2011.

MÀS ALLÀ


Más allá de estos días
y estas  noches.
Más allá de esta tierra
y este sol.
Más allá de estas nubes
y esta lluvia.
Más allá del jardín
y el ruiseñor.
Más  allá de estos ríos
y estos mares.
Más allá del aroma
y de la flor.
Más allá de esta vida
y  esta muerte
y más  allá  del frío
y del calor.
Mas nunca, nunca,
amada mía
más allá de tus brazos
y el fuego de tu amor.

  JUAN CERVERA SANCHIS
  México D. F.  23 Diciembre 2011

BELLEZA Y SABIDURÌA DE LA NATURALEZA. (EN NIDO ABANDONADO)

Con la luz del alba otoñal, ha partido ya uno de los pequeños (presto a polinizar). El día anterior descubrieron que ya no cabían en casa. Esa fue la primera señal. Al medio día, comienza el ensayo de aleteo del más polluelo, hasta alcanzar setenta por segundo; mientras mamá chuparrosa (rutilante verde mar) lleva el néctar-combustible suficiente.


Un poco más tarde, cuando volvemos a ver, ya no se encuentra en el nido: la libélula troquílida ha volado (atraída por el amor de las flores).
Minutos después, entre las ramas del viejo fresno escuchamos un zumbido, ¡trr-trr-trr!: es ella sorprendida al ver el nido vacío. Tácticamente se aleja para luego volver y posarse junto al nido como lo hacía para alimentarlos.

Así permanece unos instantes eternos, en la diminuta rama ante el nido abandonado.


"Yo soy el colibrí si tu me quieres,
mi pasión es el torrente y tú la flor".

(canción popular, cantada por Caíto, poseído de ella)

Zenaido Velàzquez Fuentes

viernes, 9 de diciembre de 2011

VIVIR...¿ES MENTIR?

Hasta ahora mi vida ha transcurrido de mentira en mentira. La vida difícilmente nos permite afrontar cara a cara la verdad. Vivir, como dijo el sofista, es mentir. Se vive en el engaño de sí mismo y de los demás. En tanto vivimos usamos toda clase de antifaces y máscaras. El arte del disimulo es parte de nuestro diario quehacer. Lo que realmente pensamos y sentimos rara vez lo ponemos al descubierto.
Vamos y venimos por la vida aparentando ser el que no somos y quisiéramos que los otros creyeran que somos. E incluso nosotros mismos, ya que nos encanta engañarnos.
Todo esto queda al descubierto cuando la muerte nos alcanza y nos desenmascara. La muerte, sin contemplaciones, nos deja al desnudo ante nuestra ineludible verdad. Esa verdad donde no cabe la más mínima mentira y no es posible compartir con nadie, pues si bien la mentira es gregaria y en ella cabemos todos, en la verdad, que es la muerte, únicamente cabe nuestra individualidad desnuda ante el juicio de Dios.
JUAN CERVERA SANCHIS
Noviembre 2011. México D. F.

lunes, 5 de diciembre de 2011

EL OJO

Para mi amigo Alonso Marroquín
Ibarra, quien el día de hoy nos dijo
hasta pronto.  
El ojo inquisidor del fiero sol
gritaba fieramente en los cristales
de las mudas ventanas de tu casa
quemando las persianas entreabiertas
de tus desvencijadas fantasías.
La secreta memoria de la vida
platicaba con la raíz oculta del olvido.
Un cementerio azul de absortas mariposas
disecadas creía volar a fuerza de escarlata
por las escandalosas hogueras de la aurora.
Un arcángel en llamas huía muerto de sed
por los espejos temblantes de las lágrimas.
La voz honda sin voz de una piedra inaudible
decía sin decir cuanto hay que decir
y a veces no decimos.
Fue entonces que intuí la verdad de la muerte
y supe que morir es realmente nacer,
a la luz de la luz, en un planeta niño
y transparente donde reina cantando en plenitud,
y a plenitud, la vida bellamente iluminada.
JUAN CERVERA SANCHIS
México D. F., 5 Diciembre 2011
http://www.fotografia366.zoomblog.com/cat/23121

Coplero y pensador

Conocí a Alonso Marroquín Ibarra en una caminata por la calle de Nuevo León, col. Condesa, en camino a la primera de las cafeterías donde solíamos estar. Era una noche fría, y abierta, hace, qué pronto, algunos años. Entonces ya dejaba descubrir su nervio intelectual, el gusto y el saber, a través de su plática. Porque antes que escritor u otro oficio de lo muchos que practicó, tenía el arte, poco cultivado en este tiempo, de la conversación, era un conversador que dejaba entrever una vida dedicada a la cultura, que es la vida misma: el arte, la política, la cocina, la historia, el mercado, las matemáticas... cualquier asunto de interés, podría afirmar, enciclopédico era Alonso Marroquín Ibarra. Preciso como pocos tenía el gusto por compartir lo que era, que era lo que sabía y dudaba también, a través de su trajinante vida por la tierra y por los libros. Llegaba a mezclar anécdotas, con los más delicados asuntos, e iba constante, sin letargo alguno, al sitio que provocaba una pregunta, sin olvidar los chistes, o el dicho popular. Como un artesano que amaba cada minucia de su material era Alonso Marroquín Ibarra, un artesano de la palabra viva.
Él era uno de mis maestros sin cátedra de salón, ni exigencia de cuentas, ni estribo; él sigue siendo porque todavía no ha dejado de ser, ni dejará por entero este mundo, porque ha sabido sembrar su ser por entero. Y más que maestro, amigo, porque me ha enseñado. Nunca morirá su actitud, a veces inquietante, otras poesía, y otras agresiva. Recuerdo sus tribulaciones en otro lugar: íbamos de la pozolería al mercado, del mercado al café, y de vuelta. Descubría su ser a través de sus conocidos: el bolero, el carnicero, el periodiquero, el pollero, el verdulero... él sentía y a la vez era parte ellos. De distintas maneras conocí a Alonso Marroquín Ibarra, pero siempre inquebrantable.
A veces hasta muy de madrugada platicábamos, pues Alonso pocas veces dormía, o dormía poco. Nervioso, ahora quiere dormir para siempre. Me cuesta verlo como no era, como no es. Adolescente siempre Alonso Marroquín Ibarra. Coplero, y pensador. Nosotros nos quedamos en este mundo "chobojo". Porque "chobojos todos", sin embargo, unos, como él, han intentado dejar heridas luces, abrir un derrotero, lejos del lugar común a donde gustan olvidarse todos. Adiós, amigo, adiós. Yo tan joven y ya viejo, porque mueren los amigos, los abuelos, y uno acumula infinitas vidas en una vida. Adiós.


LLANTO DE ADOLESCENTE
sol, has venido alumbrando
en tu rincón, has dejado
tu inacabable simiente.


Ideas, ideas, adolescente
sol, que tú nos has dejado
la ilusión de un nuevo prado
libre, cada uno, y ardiente.     

Llanto de adolescente
sol, la muerte ha quedado
sin matarte, enamorado
cantor; quedas en mi mente,

en mi corazón viviente.
Tú lo has dicho y cantado,
un poema de amor alzado
falta a mi pobre gente.

Mi llanto adolescente
brota herido, atado,
pero mi canto alado,
cantor, brota libremente. 

Abraham Peralta Vélez, en memoria. 

jueves, 1 de diciembre de 2011

En la calle, sonetos

ÚNICO, IGUAL a cada ser humano,
ni más alto, ni más bajo, cualquiera,
como todos, voy en la turbia ceguera,
vengo, de hogar a hogar, triste y lejano.

De alas replegadas al sueño llano
de la fuente al sol, alma que fuera
un niño, pueblo y amigos, eso era
y perdí, mas doy de nuevo la mano.

Tan sólo tierra y nube, cada día,
mar quizá, avenida solitaria.
Arrebol en la noche vacua, fría.

Estar triste siendo en la alegría.
Un adiós, una luz que no se agria,
un corazón que se hacía y deshacía.

Abraham Peralta Vélez, 29 de nov. 2011.

sábado, 26 de noviembre de 2011

LAS HORAS

Se siguen yendo las horas.
Nadie sabe adónde van.
Se van y se van las horas
y ya nunca volverán.

Nada se repite nunca.
Nada es nunca siempre igual.
Las rosas nuevas son nuevas
aunque sea viejo el rosal.

Las horas se siguen yendo
y todo es nunca jamás.

JUAN CERVERA SANCHIS
Publicado en “ATRAPALECTURAS 6
Leyendo sin límites”
SANTIAGO de CHILE 2011

ESCUCHO

Escucho  la  voz del agua
conversando con el viento,
mientras veo  pasar  las  nubes
sin dirección por el cielo.

Escucho la  voz del agua
y, al son de la lluvia, sueño
lluvias de ayer, que me traen
relámpagos de recuerdos.

JUAN CERVERA SANCHIS
Publicado “ATRAPALECTURAS”
SANTIAGO DE CHILE  2011

martes, 22 de noviembre de 2011

Ni oferto ni demando

Ni oferto ni demando nada,
ni de mí soy
por entero gobernante,
mas pidome a cada instante
el amor tuyo, mi amada.

Y si vendo mi luz preciada,
será, qué triste,
porque nada más poseo
en este mundo, ¡soy reo!,
soy, con mi luz del alma maniatada.

Abraham Peralta Vélez

Crónica de la semana

UN NIÑO A MITAD DE LA NOCHE
Era el último camión del paradero del metro Zapata, a las once y cuarto de la noche. Veníamos cansados, con el rostro adusto, sólo algunos enamorados se decían adiós y un pálpito de luz rebrillaba en su despedida. Sin embargo, el ambiente era de cabisbajos, de pláticas lentas, y otros con su música iban en otro camino.

Lo intersante de aquella noche fue que al subir al camión era mujer la que cobraba, tal como "la taxista" de tin-tan, y venía su niño, robusto y sonriente, que cobraba el pasaje del último camión a casa. ¡Qué sorpresa nos llevamos!, al subir al camión, nos hacía sonreír aquel niño, y un hálito de vida regresaba al cuerpo cansado.

Un niño, aún fresco, era quien nos motivaba a seguir vivos. Y sin saberlo él, y sin saberlo algunos que reían. Cobraba, interactuaba, vivía sin cansancio a tal hora de la noche.

¿Y qué? No quiero decir: "vaya por la vida con un letrero de sonrisa", pues el cuerpo y el alma se cansan, llegamos, cada día, a un ocaso de nuestra vitalidad, y nada se puede contra eso. O que los niños tengan que hacerlo también a cada instante, como obligación de nuestros prejuicios rosas sobre ellos. Mas hay que reconocer que en el desierto, una gota de agua nos regala un oasis, tal como aquel niño al final de nuestro día, a punto de partir a casa. 

DON NADIE



Hablando claro

El triunfador
era un hijo de puta
sin pundonor.

Las multitudes
siempre dejan un rastro
de podredumbre.

Con el dinero
jamás se compra un alma,
sí muchos cuerpos.

Aquel filántropo
no era mas que un ladrón
enmascarado.

Sin antifaz
el héroe resultó
un gran truhán.

Nada está escrito
todo se está escribiendo
y borrando al unísono.

La derecha y la izquierda
son en realidad
la misma mierda.

Juan Cervera Sanchís

jueves, 17 de noviembre de 2011

El gato que yo fui

Autor: Juan Cervera Sanchís
Editor e ilustrador: Abraham Peralta Vélez

Tierra Húmeda, Ediciones, Juan Cervera Sanchís.
HAIKU

Veo rebrillar
en los ojos del gato
la libertad.

Tierra Húmeda, Ediciones, Juan Cervera Sanchís.Ilustración: Abraham Peralta Vélez
ALGUNA VEZ mi gato callejero
conoció las delicias de la vida doméstica,
disfruto de escudillas de blanca y tibia leche
y durmió entre mullidos edredones.
La vida de los gatos, como todas las vidas,
es un ir y venir entre altibajos.
Yo, gato callejero, también tuve
días al calor del fuego y alimento seguro.
Sin embargo, la vida regalada
y la seguridad, no me hacían feliz.
Algo, desde muy dentro de mi mismo,
me invitaba a la vida sin techo,
que algo hay en la sangre de los gatos
que a buscar los impulsa el riesgo y la aventura
contra el supuesto encanto de la vida doméstica,
y es que el gato, mi gata, tú lo sabes muy bien,
al igual que el poeta, y Dios sabrá por qué,
tiene mucho de instinto loco y desenfrenado.

Abraham Peralta Vélez




Abraham Peralta Vélez
¿Quién dice yo? E-mail: apve.89@gmail.com

Pálpitos


-->
1.-
Juega el olvido
con recuerdos fantasmas
Juan Cervera Sanchís
y fugitivos.

2.-
La tierna rama
del alerce se curva
embelesada.

3.-
Cinco piquitos
hambrientos se entreabren
por sobre el nido.

4.-
Madre querida,
siempre viene conmigo
tu voz sentida.

5.-
Sabe la estrella
que sabe que no sabe
si es él o es ella.

6.-
En mis desiertos
nunca falta el oasis
ni el río del verso.

7.-
La fiera llama
pronto será ceniza
gris y olvidada.

8.-
La rubia espiga
se balancea soñando
que es pan de vida.

9.-
Una naranja,
amarilla y jugosa,
me endulza el alma.

Y 10.-
Amada mía,
sin tu amor mi existencia
se extinguiría.

JUAN CERVERA SANCHIS
Noviembre 2011 México D. F.

martes, 8 de noviembre de 2011

Espejo estremecido

Abraham Peralta Vélez
Ya el alma, de cerrarse, se ha perdido.
Poseemos, nadie pasa a nuestro lado,
hay miedo por doquier, amurallado
de atavíos, la angustia de haber sido

nada, mas que uno mismo, que ha nacido.
Y con tanto espacio, tiempo dado,
a fuerza hicimos un sitio cerrado.
Damos nuestro espejo estremecido.

A pesar, vi a un mendigo, tan duro,
ablandarse por una niña pobre,
pues lloraba, quién sabe porque apuro.

Desposeído, amó un ciego futuro.
Nada será sin uno, otro hombre.
Desquebraja el hábito del muro.

Abraham Perlata Vélez, EN LA CALLE , SONETOS. 5 de nov. de 2011.

martes, 1 de noviembre de 2011

TANTOS

Para estos días de muertos, Juan Cervera Sanchís, nos recuerda:

“Y poco a poco
nos iremos muriendo
José Guadalupe Posada
unos tras otros”. JCS

Y son ya tantos muertos
mis muertos, que podría
asegurar que llevo un cementerio
en mis retinas,
y en mi corazón guardo
un rosario de lágrimas y sueños
con nombres y con fechas.
Toda una enciclopedia de epitafios.
Son tantos ya los muertos
que archivo en los registros de mi alma,
que hay días en que mi alma
pide auxilio al olvido
y el olvido se niega a darle auxilio.
Mis muertos siguen vivos,
quiero decir que están aquí,
que están y están frente a mis ojos,
pronunciando mi nombre
desde su voz sin voz
y agitando las desgajadas ramas
del árbol de mi vida,
cargado de vivientes recuerdos.
Son tantos ya mis muertos...
Y siguen aumentado día tras días.
Yo, sigo hablando con ellos
y, gracias a mis muertos,
¡qué increíble es la muerte!,
sé que no estoy muerto
y sé que sé que en ellos,
por ellos y con ellos
sigo y sigo viviendo,
pues la muerte en verdad
nunca ha existido
y nunca, nunca, nunca existirá.
Sólo existe la vida y la vida lo es todo.

JUAN CERVERA SANCHIS
México D. F. Noviembre 2011

domingo, 30 de octubre de 2011

He sido

Abraham Peralta Vélez
He sido, ¡he negado mi tristeza!,
de otra manera ser no se podría.
Rebelarme a fuerza de alegría
contra fuegos de hastío, de flaqueza,

ha ido siendo mi vida, mi belleza
tan joven, brevísima, todavía,
que en mi puño toda ella cabría
abriéndose al amor en la aspereza.

Sin embargo hay veces que no quiero
nada, ni el amor siquiera conmigo
y eso es perderlo todo en el sendero.

Pero niego la llaga.Un lucero
ríe en la noche. Y de nuevo abrigo
el amor herido en el derrotero.

Abraham Peralta Vélez, EN LA CALLE, SONETOS.
29 de octubre de 2011.

lunes, 24 de octubre de 2011

YO OTRO

Este que viene pensando conmigo
suele andarse en mi voz, lejano,
Abraham Peralta Vélez
donde sin mí, yo, conmigo emano
raíz soñante, errado mendigo.

Solo, inmenso, abriga consigo
calles de turbas violentas, anciano
sol y cansado, este otro cercano
yo, muchas veces mi triste enemigo.

Pienso que piensa en mí, desde el sueño
suyo, y sufre al abrir lo ordinario
nuestro, el límite, sed y el desdeño.

Pero evocarlo extrañamente dueño
de sí, allá triste reflejo lunario,
me quita algo de sed, de empeño.


2
Yo otro sigo siendo siempre el mismo
en el alma inmutable del misterio
de mí, mudable ser en cautiverio,
muero para mudar en el abismo.

Espejo sin reflejo, vitalismo
de inaprensible luz, aunque imperio
en derrota constante, cementerio
casi, racimo de células, sismo.

¡Qué más da si me visto de riqueza,

de sucio anochecer, de alegría,  
qué más da esta vida de pobreza!

Cualquier prenda que vista con proeza
no soy, acaso fui mi cuerpo un día.
Yo otro, mismo ser, oculta belleza.

Abraham Peralta Vélez, EN LA CALLE SONETOS, 23 de oct. de 2011.

HABRÁ QUE VESTIRSE CON LAS PRENDAS MÁS HERMOSAS DEL ALMA!

A NADIE

-->
Lo que no digo a nadie,
lo que siempre me callo,
es lo que soy.
Nunca fui mis zapatos.
Nunca fui mis corbatas.
Nunca fui mi reloj.
Nunca fui mi cartera.
Nunca fui mi sombrero.
Fui lo que fui.
Nadie es el otro nunca
por más que se disfrace.
Yo soy quien yo soy
y tú eres quien eres
y, ante la realidad
desnuda de la vida,
no habido nunca
y nunca, nunca habrá
manera de engañar
ni de engañarse.

JUAN CERVERA SANCHIS
México D. F. 24 Octubre 2011

martes, 18 de octubre de 2011

NUNCA OLVIDO

Nunca por nada olvidaba
los sueños por donde andaba
dormido en lentejuela
sonsonaba como el sol,
era abeja, son de fuego,
dando vueltas caracol,
entre risas de acuarela,
dulces flores de algodón.

Quien amaba las estrellas
nunca por nada olvidaba
ya de día, ya sin ellas,
los sueños por donde andaba.

Para niños, o espíritus lozanos......Abraham Peralta Vélez

A CONTRA VIDA

-->
A contra vida vivo y me desvivo
por esta tortuosa cuesta arriba
que es mi vida, más muerta ya que viva
y cautiva en mi ser triste y cautivo.

Que esta torre, mi torre ya en derribo,
estrepitosamente se derriba,
mientras que yo navego a la deriva;
que no sé en realidad si muero o vivo.

Que en realidad no sé si vivo o muero;
que no sé en realidad si aun todavía
he nacido o tal vez he de nacer.

Que sé y no sé, que espero y desespero.
Mas tengo por bandera a la poesía
que es un constante y bello renacer.

JUAN CERVERA SANCHIS
México D. F. Octubre 2011




lunes, 17 de octubre de 2011

ESCRIBO

Escribo, así vivo
de nuevo cuando me canso.
Escribo, así vivo
nuevas lunas de fuego,
la palabra
mujer hermosa,
desnuda, clara y tibia,
la sensación
de estar amaneciendo.

viernes, 14 de octubre de 2011

El moscaquito

Una mosca y un mosquito
contrajeron matrimonio
engendrando al  moscaquito,
un mestizo muy ladino
que se engañaba a sí mismo,
que así son los moscaquitos,
ya que eso de no ser mosca
y tampoco ser mosquito
no tiene  madre ni padre
y, además, es un delito
de reputísima  madre.
   
México D. F.  Septiembre 2011
Juan Cervera Sanchís

sábado, 8 de octubre de 2011

HAIKUS GORRIONES

Dentro el frondoso
ficus habita el canto
de los gorriones.

De la comida
del perro se alimentan
ávidos gorriones.

Entre las mesas
revuelan las migajas
y los gorriones.

Café murmuro
de azúcar aleteo 
de gorriones.

El abundante 
aleteo de gorriones
barre las hojas.

EN LA COCINA
Por la ventana 
de la cocina
entran varios 
gorriones,

mientras escribo
mumuran las bolsas
de basura,

no voy, no veo,
ya sé que están
picoteando
la comida
ávidos de pan.

Y el perro sospecha,
porque también sueña
y busca en los rincones
de sí mismo,

y da un gran salto
mientras ladra
y se escucha el adiós
de los gorriones.



lunes, 3 de octubre de 2011

IDEAL

La porcelana azul
fue mi ideal,
la vida, sin embargo,
sólo me dejó ser
miserable hojalata.

JUAN CERVERA SANCHÍS
Inédito: "Porque me da la gana".

martes, 27 de septiembre de 2011

LÁGRIMAS

-->
Lágrimas... las de las piedras,
que las piedras también lloran;
que piensan también las piedras
y sienten, sufren e imploran.

Que aman y cantan las piedras
y sueñan y se enamoran.

JUAN CERVERA SANCHÍS
México D. F. 27 Septiembre 2011
Del poemario en proceso:
“PORQUE ME DA LA GANA”

domingo, 18 de septiembre de 2011

AIRE

Abraham Peralta Vélez
Ha de quedarse el aura
de lo dispuesto un día
cuando en la refriega ardía
en lluvia el alma clara.

El trabajo de las manos
y lo poco que han logrado
queda, si en verdad han creado
las estrellas de lo vano.

Ha de morir poseído
el deseo ya logrado,
mas vivirá transmutado
en los sueños redivivo.

Abraham Peralta Vélez

lunes, 12 de septiembre de 2011

LA POESÍA


JUAN CERVERA SANCHÍS

¿Qué es la poesía? Para mí es una luz en el tiempo, una luz salvadora. Si la poesía aparece, si la poesía está, yo estoy y soy y la vida es auténtica. Puedo ver y tocar, oler y gustar y, al mismo tiempo, sobrepasar las barreras de los sentidos y entrar en el reíno de lo metafísico a la vez que me embriago de lo físico esencial. Pero cuando la poesía me abandona, aunque parece que vivo y logro, incluso, refugiarme en el sarcasmo, siento que no estoy ni soy y, la vida, me parece una farsa, un sin sentido, un absurdo y resisto, tan sólo, porque mantengo mi fe en la poesía, en que Ella retornará, como un amante invariable, a devolverme la belleza, y la altura que me permitan integrarme a la verdad del Universo. La poesía es la suprema verdad. Sí, eso es la poesía, y, ay, de aquellos, que pasan por este mundo sin haberla conocido. De ellos se puede decir que nunca vivieron, puesto que vivieron en la mentira y, la mentira, es todo lo contrario de la vida. Sólo se vive en la verdad, es decir: en la poesía, en el momento poético que nos ofrece el milagro de la iluminación cósmica. Es por eso que pido a los Dioses que nunca permitan que la poesía me abandone, y mucho menos en mitad de las miserias de este mundo y este tiempo que me ha tocado habitar y vivir.

Texto extraído de El Caracol Marino, Marzo-Abril 1989, Volumen xi, núm. 132, revista a cargo del también poeta Librado Basilio, grande en su tiempo en la Universidad de Veracruz, Xalapa.        

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Ahorcado por el dinero

Ahorcado por el dinero
Francisco Goitia,Los ahorcados
extravíe, de las aves,
el amor sin tiempo,
el vuelo al caminar las calles
de esta triste ciudad de México.

Hacía y deshacía 
los números rojos del dinero
y por más que revolvía
volvía a las manos del banquero.

Entonces extravíe la poesía
de vivir despreocupado
y me olvidé de lo que hacía
mirar la vida enamorado
y me olvidé para qué vivía

hasta que de mí la vida
se había olvidado,
pues el dinero me había ahorcado.

Muerto,
aquellos días sin mariposas
del amor sin tiempo,

llegó mi mujer una mañana
a darme un gran beso
sonriente de manzana

y reviví en lágrimas
de amor, e hizo que la soga del dinero
por completo se aflojara.

Abraham Peralte Vélez, 5 de septiembre 2011

domingo, 4 de septiembre de 2011

Metamar y el marinero

De festejo, pues me alegro en presentarles mi primer poemario, editado de manera independiente, en ediciones Tierra Húmeda, y en aras de difusión constante. La historia del Metamar y el marinero, en resumen: fue creado hace unos tres años, donde el mar y el amor lo eran todo y hasta este momento logra salir impreso, en pie de vida. 

Abraham Peralta Vélez. Metamar y el Marinero

sábado, 27 de agosto de 2011

Alquimia delirante

-->
Creía

Creía yo en los canarios enjaulados.
Creía yo en la casa en que vivía,
en el pozo del patio, en la alegría
del agua y de los cubos desbordados.

Creía yo en increíbles increados
y creía embelesado en la armonía.
En la mujer y el hombre yo creía
y en los encantamientos encantados.

Creía en los naranjales encendidos
y en la noches de mayo yo creía.
Creía en la cal azul y en los poetas.

Creía yo en los bosques y en los nidos
y creía en el amor y en la poesía;
y creía en el azar y en las veletas.

JUAN CERVERA SANCHIS
México D. F., 26 Agosto 2011

En la calle, sonetos

-->
Allá ellos, uno siempre en otro lado
-triste nube interna- viaja, florece
enredándose al Ser, y amanece
de la quietud en hombre trashumado;

cual si fuera un Pirul en Dios callado,
tronco y cielo errante, que envejece
del sustrato del agua y reverdece
del polvo en polvo cósmico, alado.

A la sombra mi esencia vagabunda
viaja, si enmudezco; y me miran
ignorantes del cosmos que me inunda.

No he de ser la corteza -rotunda
expresión temporal-. Si deliran,
allá ellos, polvo soy, ave fecunda.

Abraham Peralta Vélez, 7 de Agosto de 2011.

miércoles, 24 de agosto de 2011

LUZ

-->
La llama del candil, la de la vela;
aquella llama, aquella viva llama,
exclamación de luz y luz que clama;
luz de luz que en la luz por la luz vela.

Que la luz por sí misma nos revela
el alma de la luz; que se derrama
la luz a toda luz, que la luz ama;
que ama la luz el cielo en que se enciela.

Que se enciela la luz, que se extasía
la luz maravillada en sol de armiño
e inocente inocencia embellecida.

Que es sed la luz sedienta de poesía
y es poesía la luz, que es como un niño,
que es un niño la luz en luz vida.

JUAN CERVERA SANCHIS
México D. F., 25 Agosto 2011
Del libro: “Alquimia delirante”